padre e hija se dan un baño relajante después de un día de trabajo porque siempre tuvieron muy buen rollo. Hoy estaban los dos más excitados de lo normal, y lo que pasa…el viejo se lia a comerle las peras y el resto viene rodado. Follada al canto y corrida bestial en la boca de su obediente hija.